16.8.13

Hacer el mal merece la pena (al menos aquí)

Nunca pensé que "trollear" y hacer el mal (exagero: fueron sólo un par de travesuras a costa de un escritor) serían lo que aupasen a mi blog sobre género fantástico, Cavernalia, a un nivel decente de visitas y páginas vistas, pero así ha sido.

Dicen que no hay mal que por bien no venga. Parece que he estado malinterpretando el refrán, pensando que el bien recae siempre en quien sufre el mal. Debería haberme dado cuenta antes.

España es así.