19.5.11

Protestas reformistas: Confusiones y falsedades


Hay mucha confusión. Veo mucho lío mental. Pero no tiene por qué haberlo. Basta con informarse, y hacerlo directamente en las fuentes, que es muy fácil. Directamente, sí, a través de Internet.

Prácticamente todo lo que te llegue de segunda mano a través de los medios tradicionales (especialmente de periodistas chapuceros y opinadores poco profesionales en radio, prensa y televisión) es para ponerlo en cuarentena, como mínimo. En general la actitud de los medios de comunicación tradicionales ha sido de lo más decepcionante, con honrosas excepciones como el programa “Carne Cruda” de Radio 3. Pero no todo es orégano en la radio pública: en Radio 1, tenemos que soportar comentarios despectivos sobre los ciudadanos que protestan en las calles pidiendo reformas en nuestra democracia (el enlace es a una grabación del programa de Lucas con la llamada indignada de una oyente, Cristina, que rápidamente los pone en su sitio).

Vaya panda, por cierto. Vergonzosas, indignantes las burdas memeces que regurgitan estos impresentables, ¡y pagadas con nuestro dinero! Emocionante la reconvención de la ciudadana Cristina, cabreada con razón. Y esta es sólo un ejemplo de tontería mediática; a estas alturas hay tantos que sería muy difícil reseñarlos todos.

¿Confusiones? Todas. Es obvio que las plataformas Democracia Real YA (en adelante, DRY) y No Les Votes (NLV), a las que se han sumado muchas otras, han canalizado el descontento de gran parte de la sociedad española, prendiendo la mecha de las protestas, pero no se debe caer en el error de identificar a toda esa gente descontenta que se ha manifestado y sigue en las calles valientemente, con DRY ni con sus propuestas, ni con una corriente ideológica determinada de izquierda reformista, izquierda republicana, comunismo, anarquismo, etc. La cosa es mucho más compleja.

La cosa es un lío. Por eso decepciona tanto el papel de los medios de comunicación —que, en vez de aclarar y explicar, previa investigación periodística seria y rigurosa, se limitan a simplificar y descalificar y solamente contribuyen a la confusión y el caos—. Pero es que, por si no fuera bastante complicada la cosa, y difícil de comprender para los que siguen atrapados por la mentalidad “vigesimónica” (perdón por el palabro), encima hay gente que se dedica a echar mierda, a mentir.

Fachas y acérrimos del PSOE, en curiosa alianza, tratan por todos los medios de desacreditar al movimiento ciudadano de protesta. Empezaron tildando de “ninis” a los que se unieron a la protesta convocada por DRY el d15 de mayo, aprovechando el hecho de que hay muchos jóvenes parados adheridos al movimiento de protesta (no a Democracia Real YA necesariamente, ojo, ni a todas sus propuestas y objetivos).

Equiparar la condición de parado (que ya no estudia, porque ya tiene su oficio o su carrera terminada y lo suyo es trabajar, pero no puede, y obviamente tampoco trabaja, no porque no quiera sino porque no encuentra nada) a la de los “ninis” (niñatos que se niegan a trabajar y a aprender un oficio por comodidad) es de una bajeza difícil de asimilar.

Otros nos llaman “antisistema”, como Esperanza Aguirre. La grajilla nos llama cuervos. Si hay alguien antisistema en Madrid, es precisamente ella. Pero las descalificaciones no quedan ahí. Amando de Miguel nos llama directamente “fascistas”. Es como si el Tío Gilito nos tildara de avariciosos.El enlace es a una grabación de audio donde el ultraconservador Amando de Miguel demuestra que no se entera de la película. Encima confunde “1984” y “Un mundo feliz” (escuchadlo, es la monda). En fin, su estupidez supina no merece más comentario.

Del otro extremo también nos llueven palos. José María Izquierdo, fanático perro faldero del PSOE, escribe: «Les veo ingeniosos: cuando la izquierda necesita de los jóvenes para romper el abstencionismo y no dejar todo el voto a una derecha movilizadísima, hay alguien desde el anonimato de las llamadas redes sociales, vaya usted a saber quién, que les dice que no vayan a votar».

Otro burro con anteojeras que, evidentemente, tampoco se entera de la fiesta. La consigna, a diferencia de lo que afirma Izquierdo, es no votar al PSOE ni al PP (ni a CiU). El PSOE al que con tanto denuedo defiende lo tiene más que merecido, en mi humilde opinión, por timar, engañar, traicionar y tomar el pelo a los ciudadanos durante toda esta legislatura y en la campaña anterior.

Lo que más me jode es que hable de la izquierda como si la izquierda fueran Zapatero y los suyos. Eso no es izquierda, es centro socioliberal y gracias. Estómago agradecido donde los haya, Izquierdo obvia todo eso, por supuesto. Quizá debería cambiarse el apellido por Sociata. Su rastrero servilismo me da ganas de vomitar. En fin, dejémoslo en su charco y sigamos desgranando confusiones.

Muchos medios todavía asimilan NLV a DRY (error) y a la izquierda (error) o a los antisistema (error mayúsculo). También se confunde la propuesta de NLV con una invitación a la abstención, cosa que es falsa, y se habla de boicot al PSOE y al PP pero no a los nacionalistas, mayoritarios en País Vasco y Cataluña, cuando en realidad el boicot de NLV afecta también a CiU (por su complicidad en la aprobación de la Ley Sinde).

No debemos mezclar Democracia Real YA con No Les Votes, insisto. Son dos cosas distintas y separadas, que han coincidido y se pueden complementar, pero nada más. No nos confundamos, ni confundamos al personal, que para eso ya están el cretino de Amando de Miguel y sus colegas de la caverna. La propuesta de no votar a PP, PSOE y CiU viene de No Les Votes, no de Democracia Real Ya.

Espero haber aclarado algunos puntos.